17.4.14

San Juan de Portomarín. Antiguo templo de Jano en el Camino de Santiago


PUERTO, MALECON Y TEMPLO DEL ANTIGUO PORTOMARIN

Los símbolos verdaderos permanecen en el tiempo como soporte de realidades intangibles, expresando ideas universales.

La localidad de Portomarín se sitúa en pleno Camino de Santiago sobre la orilla derecha del río Miño y a unos 23 kilómetros al sur de Lugo. A mediados del siglo XX (1963) se represó el río creando el embalse de Belesar y se trasladó la población antigua a un nuevo emplazamiento en cotas más altas.

El pueblo original tenía dos burgos: El de San Pedro en la orilla izquierda y San Juan en la orilla derecha, donde se hallaba la actual iglesia que hoy es templo principal del Camino de Santiago y que fue trasladada a su nueva localización por razón del nuevo embalse.


El Portomarín antiguo tenía origen romano, su toponimia explicita (Mas, maris se utilizaba en latín para designar al sexo macho que genera hijos fertilizando óvulos. El individuo fecundo con capacidad de procrear. "Porto Maris" puede ser el topónimo de puerto fluvial que fecunda con su comercio un territorio bajo su directa influencia),  nombra a un complejo fluvial construido por Roma y compuesto por el puerto de atraque, su malecón para intercambiar mercaderías y el puente sobre el Miño y destruido por Doña Urraca y posteriormente rehecho por Pedro Peregrino en los alrededores de 1120.

Portomarín era el único punto por donde era posible cruzar el río Miño en el tramo fluvial entre las capitales de Lugo y Ourense, por eso su gran importancia logística en todo el territorio agropecuario como lugar donde gestionar el transporte de las mercancías que luego servirían a importantes grupos de trabajo emplazados río abajo.

ANTIGUO EMPLAZAMIENTO

El puente permitía cruzar el ancho cauce del Miño y el complejo fluvial anejo permitía atracar las barcazas provenientes de las tierras fértiles de la provincia próximas a la capital del convento, Lucus Augusti, y todo ello justificó la creación de la “mansio romana” y de su especial templo dedicado a Jano, protector de puertas y puertos en la antigüedad y bajo el cual se cobijaba el "comercio fértil" entre hombres.

ANTIGUO MALECON FLUVIAL

La dimensión monumental del antiguo malecón fluvial es evidencia suficiente para comprender el volumen de mercancías que se acopiaban en el "puerto fértil" de la "mansio" romana.

Posteriormente, con el nuevo trazado del conocido hoy como Camino Francés, trayecto a Compostela por ruta ajena a la ciudad de Lugo, el templo se convirtió al culto cristiano bajo la tutela de los Caballeros Templarios y tras la condena a esta Orden por la iglesia pasó a la protección de los Caballeros Sanjuanistas de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta.

ANTIGUO PORTOMARIN

ACTUAL PORTOMARIN

TEMPLO ACTUAL

En 1966 la iglesia de San Juan fue trasladada piedra a piedra a su nuevo emplazamiento en lo alto del monte do Cristo, y en medio del pueblo nuevo. En muchos de los sillares de la iglesia se pueden advertir con claridad las cifras de color rojo con que fueron numerados para su posterior reubicación y combinadas con las marcas antiguas de los canteros que levantaron los muros originales en la Edad Media.

San Juan de Portomarín fue construido entre los siglos XII y XIII por la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén siguiendo el exacto patrón de los antiguos templos romanos dedicados al dios Jano.

Con el cristianismo las fiestas solsticiales de Jano pasaron a ser las de los dos San Juan, el San Juan de invierno (el evangelista) y el San Juan de verano (el bautista), que se siguen celebrando en las mismas épocas, en los alrededores inmediatos de los solsticios de invierno y de verano. Tanto la Orden de los Templarios como la de Orden de Malta eran conocedoras de las tradiciones antiguas y las respetaban en secreto en todas sus actuaciones y edificaciones.

El templo tiene una planta de una sola nave con dos grandes puertas en su cabeceras. La orientación del edificio sigue el eje este cabecera, oeste pies y la orientación de su eje señala el punto donde arrancaba el puente romano original. La misión del templo romano era la propia del protector del complejo fluvial, del puente, los comerciantes y de los peregrinos que alcanzaban la orilla.
Existen referencias arquitectónicas de otros templos de similar configuración::

 
ROMA - AUTUM - LA MECA - PORTOMARIN

Templo de Jano en Roma
Desde tiempo muy antiguo se levantaba en Roma el templo de Jano, fue representado en monedas acuñadas por Nerón y sabemos por ello de sus características: El edificio era de forma cúbica, de una sola nave y con dos puertas en sus fachadas testeras orientadas según el eje Este Oeste. El templo de San Juan original reproduce de forma exacta el original templo representado en las monedas del imperio.

El camino que conducía hasta el templo romano, un sendero de uso peatonal exclusivo, era la representación de un camino de iniciación a misterios y conocimientos interiores, que ligaban al devoto con el cosmos. Este sendero recibía el nombre de "Callis Ianus" (Sendero de Jano) y era utilizado como camino de culto e iniciación personal.

El ritual comprendía que, al final del camino, el devoto se introducía en el templo por la puerta de oriente, realizando un recorrido similar al recorrido actual que realizan los peregrinos en la Catedral de Santiago en los años santos, saliendo luego al exterior por la puerta de occidente.


Templo de Jano en Autun
En el siglo I a.C se levanto el templo a Jano en Augustudum (Autun) se conserva aun parte del edificio de planta de una sola nave.


La Kaaba en La Meca
La Kaaba (termino que etimológicamente significa cubo) es un templo que lleva el nombre de Baitullahi-l-haram, "la casa sagrada de Allah" y su origen se remonta a la más alta antigüedad.
La Kaaba en la Meca es el lugar de peregrinación de los árabes, que acuden allí para adorar a Allah, el único, y cumplir en torno de ella siete rondas rituales, instituidas por sus antepasados, llamadas "at-tawuaf". El actual rito es heredero directo del antiguo rito realizado en el templo de Jano en Roma, de misma arquitectura y dimensión. Los musulmanes deben peregrinar al menos una vez en su vida a la Meca

TEMPLO ANTIGUO

El templo de Portomarín sufrió varias alteraciones en lo que a fachadas se refiere durante su traslado. De este modo la imagen original del templo ha quedado transformada no asemejándose en muchos aspectos al original.
Con el traslado del edificio hubo que replantear la nivelación del edificio en todas sus partes, lo cual afectó a las fachadas, así como, las modificaciones que se le efectuaron a éstas. Al igual que el resto de fachadas del templo, en su ubicación original se encontraba parcialmente enterrada inequívoca señal de su antigüedad.



TEMPLO ACTUAL

En la restauración se inventaron unas falsas almenas, se sustituyó el sillarejo de las torres y se les retiraron las cubiertas. Todas estas acciones dan lugar al aspecto de la fachada a día de hoy.

EL CAMINO DE IAGO
"Las palabras encierran dentro de sí la memoria de sí mismas. Acuñadas como las monedas, guardan en el jeroglífico de su figura la historia y el relato de todo cuanto pueden evocar y sugerir..." Eugenio Trías

No solo es evidente que el nombre de Santiago proviene de una cristianización del nombre de Iago, (el nombre original del apóstol era Jacobo y no Santiago), y que por ello el camino romano anterior al camino de origen medieval y cristiano recibía el nombre de “Camino de Iago” una vulgarización del Camino de Iano, “Ianus”.

Al cristianizarse en la Edad Media una nueva ruta a Galicia se le antecedió el “Santo” habitual al nombre original latino. Iago se convirtió en Sant-Iago.
Una unión de dos palabras: Sant y Iago (el nombre del santo en portugués es São Tiago).

El proceso de evolución permite rastrear el nombre modificado y el original griego y su posterior forma latina:
Existen de forma simultanea la forma cristianizada y la clásica:
Sant Yago o Sant Iago - Sant Tiago - Tiago o Tyago - Diago - Diego - Iago.
Diego nombre masculino que deriva del griego "didachos", su significado es "Aquel que es instruido".

Galdós hace notar en su episodio "Narváez":
"Este es el hijo segundo — dijo Miedes designando a un muchachón fornido, guapo, de tez tostada, que altanero nos contemplaba. Su nombre es Didaco o Yago, aunque vulgarmente lo llaman Diego."

Es Iago el nombre que recibe el que se encuentra en "el camino del aprendizaje"

Si no que también, el título del texto medieval que establece la ruta del camino medieval y cristiano, el “Codex Calixtinus”, es también una vulgarización del nombre original latino del camino romano, es decir, Calixtinus tiene su origen en el término “Callis Ianus” (Camino de Iano).

La forma latina compuesta por dos nominativos, Callis: sendero y Ianus: Jano es el origen de varios nombres propios como son Callistianus, Calixtinus, Calistiano, Calistino, Calisto y Cagliano.

Tal como el filósofo Eugenio Trías establece en la cita anterior, las palabras guardan secretos de la historia de los hombres que pueden ser evocados solo con su verdadera pronunciación. Un nuevo sonido que nos permitirá recobrar su memoria.

Sucesivas generaciones de hombres y mujeres han sido “seducidos” por un símbolo poderoso, el edificio con forma de cubo.
El cubo sugiere inamovilidad, apoyado en cualquiera de sus seis caras, es el símbolo de estabilidad completa, pero también evoca materialidad, la forma pura construida.

El templo de Jano, debido a las características mistéricas de su culto, se respetaba como lugar de iniciación y conocimiento para sus devotos. El dios era el protector de los astrónomos y de los arquitectos, practicantes de disciplinas que, en la tradición, han estado ligadas y comparten un carácter iniciático. El camino que conducía hasta su templo, un sendero de uso exclusivo peatonal, era la representación de un camino de iniciación a misterios y conocimientos interiores, que ligaban al devoto con el cosmos. Este sendero recibía el nombre de "Callis Ianus" (Sendero de Jano) y era utilizado como camino de culto e iniciación personal. El ritual comprendía que, al final del camino, el devoto se introducía en el templo por la puerta de oriente, realizando un recorrido que rodeando la imagen del dios, salía del edificio por la puerta de occidente. De esta forma, purificaba su espíritu al contacto directo con el eje del mundo.


Hoy la villa de Portomarín recibe a miles de hombres y mujeres del todo el mundo que expresan su voluntad de ser peregrinos con el íntimo anhelo de purificar su espíritu al contacto directo con el eje del mundo.

Son los dos templos, los conservados en La Meca y en Portomarín, símbolos verdaderos  que han permanecido en el tiempo como soporte de realidades intangibles, expresando ideas universales.
Los pueblos de Mediterráneo: Europa al norte, Africa al sur como herederos directos del Imperio Romano, peregrinan con sentimiento devoto, a Oriente y Occidente respectivamente, en búsqueda de una transformación que permita alcanzar la Paz, la Equidad y la Justicia.


© Carlos Sánchez-Montaña. 2014



Para saber más sobre el camino romano de Jano:
El origen del Camino
El sendero del conocimiento
La ruta hasta el fin del mundo





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada